Anotaciones para “Veinticinco sesentayocho” de Dora Moro [281113]

 

Reminiscencias.


Leer un poemario o colección de versos y tener la sensación de que ése quien escribe de algún modo ha conocido a alguien que nosotros hemos conocido o perdido en la memoria. Cuando son demasiados los elementos en común y la casualidad se viene solidificando en una roca o cristal, cuya geometría se advierte, no ya lógica sino predecible.. [Lógica de la sinrazón. Ilógica disfrazada de razón. Nada que se aparenta. Después vacío]

¿No será también un fantasma? Esto que con el paso del tiempo [costumbre] hemos interiorizado como lo familiar, las huellas que perdemos todos los días, la basura de la calle que forma patrones, la forma zoológica de las nubes [tú, quien tenazmente se opuso siempre a las formas], la ensimismada profusión del hielo y las sales.. cómo todo se resiste al desorden, a pesar de la evidencia; no la falta de lógica, la lógica pornográfica de su misma ausencia: una vulva fractálica devorándose a sí misma o expulsándose siempre..

¡Entonces esta naturaleza nos conmueve por su espectáculo! sabiéndose hueca se empeña en singulares geometrías, seductora a los sentidos; sus criaturas creeen ver (verla).. y ella detrás en su incesante reproducción. Ella quiere perdurarse y nos oculta [de] la muerte, para que no tengamos miedo. Qué tal si el miedo es el abismo. La mirada que en nada se detiene y estalla detrás de sí como un huevo fracasado..

Lo predecible se vuelve objeto de sospecha..

Hay un pájaro o delfín que equivoca la ruta. Millones de años en evolución y entonces la rueda que salta.. la rueda gastada. Millones de ruedas nuevas se apresuran a sustituirla. Nadie ha visto nada. La casualidad no admite ruedas gastadas, todo funciona a la perfección. Días brillantes y melancólicas tardes en velocidad. Cómo se nos ofrece el mundo para que lo tomemos y se abre lúbrico y salado para que lo penetremos.. la razón es el órgano más eréctil. El miembro ciclópeo pastor de ovejas púrpuras. El mundo es de inspiración vaginal..

Todo se resiste al desorden. El caos vuelve sobre sí y no es inagotable; sólo puede construirse con lo que ya no puede descomponerse en más pedazos. El calor es la forma más descompuesta de energía, el mismo calor que nos anima. Si pudieramos resistir la casualidad, la asociación psicológica: ¿nos esperaría detrás esa muerte? Es conservarse en orden, ¿pero dar la vuelta inesperada nos arrojaría a la verdad? ¿o la orilla del mundo empieza allí? Habría que caminar en la noche más oscura y virar sorpresivamente para asaltarla! ..para caer.

Yo había dejado de pensar en ella y los huesos de aquel gato que se fue a morir en sus manos. Y tú querías lavar aquellos huesos y volver a unirlos. Pero el terror te llevó a esconderte bajo la mesa y hubo que volver a comenzar.. volver a comenzar cada vez es la naturaleza del mundo, nada se termina nunca del todo para siempre. Una persona en el mundo que no termine un rompecabezas a conciencia, ¿Dónde? El que no desespere al no encontrar una pieza que se ha perdido al ver su obra mutilada.. su creación inconclusa..

Los gatos que aprecen al final del callejón. Los gemelos malogrados que se llevaron la mitad buena del cerebro propio. la paradojas de la ambidestreza incapaz de crear nada nuevo. La blanca locura acolchada con suve algodón [pero no encuentro el púrpura]. Tu impenetrable funcionalidad disfrazada de disfuncionalidad funcional. Y el embate doloroso e irresistible del falo que te devolvió al mundo, que te ancló a la existencia que fracasaste en terminar pronto (lo que no quiere decir en ningún caso que no te hubieras empeñado en lograrlo). La de los Gilletazos no eras tú.. aunque te empeñaras en volver un lugar común todo lo que tocabas..

No sé más de ti. Pero lo intuyo. Lo descubro porque lo único que sé hacer desde entonces (siempre) es seguir los patrones; desterrar las casualidades (cogérmelas). La rueda gastada ya fue reparada. Tu cabeza loca perecerá y nada de ti será recordado. Tu sucesora no te representa, no encuentras en ella lo que un día fuiste, todos los engranes de su cabecita son nuevos y lustrosos. Te llena de melancolía y de memoria. Te llamará loca un día y ese será el día en que te acerques más a lo que no eres. Volverás a ser tu madre y de ti misma saldrá la costilla de la serpiente.

Eso es lo que hace el mundo, no sabe hacer otra cosa.

No ves ya los fractales del LSD que tanto te gustaban. Una geometría más secreta te cristaliza en días de minerales que crecen hacia adentro. Luego te dolerá la espalda y las rodillas. La naturaleza prepara tu desecho, ya la alimentaste y te creció en las nervaduras de la hoja en la que un día escribiste. Vano intento siempre tan vano y tan importante.

Alguien te ha visto y esto me dijo. Lo puso por escrito para que yo lo pudiera leer.. ese alguien no es real; tú lo conoces pero yo no y ella a mi no: un puente sobre la nada. un puente cojeante, a veces de un lado y a veces de otro.. Yo aquí te espero, hasta el día que nos rindamos cuentas. Voy a pasar de largo.

Voy a pasar de largo.

Ese muerto no es mío.

Toluca. [281113]

Ɛuςςebiơ